cabaña de madera pequeña

Es un bonito columpio de madera para los pequeños de la casa. Un divertido parque y una casita de madera donde podrán divertirse y pasar horas jugando.


Ideal para que los niños puedan jugar con facilidad a cualquier edad, tiene una rampa para acceder a la primera plataforma, desde la que fácilmente podrán subir a la segunda plataforma protegida con barandillas, que está a una altura de 1.20 metros del suelo. Allí tendrán su propia casita con un tejado inclinado. Podrán bajar por el tobogán. En la parte de debajo de la torre puedes preparar un arenero para que puedan jugar.


El parque incluye la estructura de madera, una rampa de tobogán de 1.20 cm de altura, los anclajes para fijarla al suelo de arena o césped, tapones de perno, manijas y detalladas instrucciones para el montaje. 


Puedes completar el parque con otros complementos como columpios, toboganes adicionales, puentes, rampa de piedras, timones, prismáticos. Nos puedes contactar y te facilitamos la información. 


El parque mide 1,55 m (largo) x 2,96 (ancho) x 2,95 m (alto). La altura de la segunda plataforma es de 1.20 m. Es aconsejable dejar 2 metros alrededor de zona de seguridad.


La rampa del tobogán es de HDPE un material de calidad que resiste bien la corrosión, la lluvia, el sol y los cambios de temperatura. Se puede conectar una manguera a la rampa del tobogán para que los niños se referesquen en verano mientras juegan. La rampa del tobogán mide 2.32 m.


La madera ha sido seleccionada de los mejores abetos y pinos, ha sido tratada para resistir la radiación solar, siguiendo un método que no es tóxico, libre de arsénco. La mádera es más oscura, lo que la hace más bonita y de mayor calidad y durabilidad.


Tienen el máximo nivel de calidad y seguridad, han sido revisado, probados y certificados por TÜV Nord Advertencia:


Recomendado para niños entre 3 y 12 años


 

Cómpralo ahora y recíbelo entre el 04/06/2018 y el 05/06/2018
499,00 €

Los niños a partir de los dos años empiezan a mejorar su psicomotricidad gruesa (caminar, correr, subir y bajar escaleras…).

A los tres años las niñas y niños querrán perfeccionar su coordinación, empiezan a arriesgarse en sus movimientos para conocer cuáles son sus límites, es importante que estén vigilados pero permitirles que experimenten nuevos movimientos, siempre que no se expongan a hacerse mucho daño. Es positivo que el niño en esta experimentación descubra que con determinados movimientos puede caerse.

Hay juguetes como los toboganes, columpios, parques… que permiten a los niños experimentar con los movimientos. No hay que olvidar que para un desarrollo integral del niño, el área motriz tiene mucha importancia. Con estos juegos los niños adquieren una coordinación motora, el conocimiento del esquema corporal, agilidad, equilibrio y fuerza en los músculos.

Olga Jimenez, Piscóloga especialista en educación a través del juego y  juguetes educativos  Olga Jiménez. Psicóloga



También te puede interesar...